22.10.08

Hace 34 años y un día...

Hace 34 años y un día tuve mi mejor título en la vida. Mi hija Pau me dio el diploma de mamá, por supuesto que sin la colaboración de mi novio, amigo y compañero desde hace treinta seis años no hubiera sido posible. Y la cosa no es durar, los años transcurridos o como suelen decir ahora “cuestión de aguante” (en la Argentina solemos cambiar los significados de las palabras por lo opuesto, así aguante que significa: Sufrimiento, tolerancia, paciencia, fortaleza o vigor para resistir pesos, impulsos, trabajos, etc. es algo así como compañerismo, solidaridad, apoyo y vaya a saber qué) digo la cosa no es durar sino disfrutar.
Continuo con lo de los 34 años y un día (por eso de mi cuestión barroca de ir para atrás y para adelante en las relatos) ayer hicimos el primer festejo del cumple de la primogénita de la familia, nos encontramos en un lugar para comer Vi la mesa larga, Nico yendo de aquí para allá, Emma pasando de brazos en brazos, con sus ojazos maravillosos, con sus “cachetes” rosados…
Y vi a las Marías tan grandes, con sus respectivos amores y para mí fue una manifestación de felicidad. Recordé como en una pantalla las imágenes superpuestas de las tantas veces que fuimos a festejar comiendo pizza o algo muy sencillo por un cumple o cualquier motivo que nos diera la excusa.
Y con algo de vanidad sentí que la tarea estaba hecha. Me sentí feliz de vernos juntos, más allá del incidente de un “bichito” en la comida (que espero a Pau no le haya caído mal).
El final fue mágico. Nico estaba enojado porque no habíamos cantado el feliz cumpleaños. Entonces la mami compró un chocolate y puso una vela. Frente a un quiosco, en la vereda de uno de los tantos barrios de BA cantamos el Feliz cumpleaños y nos despedimos. El sábado será día de festejo. El bautismo de Emma, el cumple de Pau.

1 Comments:

Anonymous tota said...

Y la gordita se puso contenta =)

30 octubre, 2008 12:37  

Publicar un comentario

<< Home