29.12.07

Pilar Bauzá Moreno

Hasta el día de la noticia del secuestro ¿cuántos sabíamos del trabajo de Pilar Bauzá Moreno? Supongo que muy pocos. Desde mi lugar sabía que existía una ONG llamada Médicos sin fronteras, un par de médicos argentinos habían salvado sus vidas porque alguien mencionó a Maradona y los guerrilleros los dejaron libres, pero nada sabía de la existencia de Pilar. En los diarios hoy se habla de Pilar y me encuentro con el apellido Bauzá o Bouza (el error en el nombre marca desconocimiento), lo cierto es que esta joven es un ejemplo de lo que es DAR o, más aún, DARSE. Lástima que la conozcamos ahora porque fue secuestrada y no por su trabajo.

En mi esquema de valores, cuando los que sufren males son adultos me resulta tolerable, pero cuando se trata de niños entro en cortocircuito. Si los adultos han decidido agredirse, maltratarse, torturarse, matarse o ejecutar cualquier otro género de maldades hacia otro adulto, puedo llegar a pensar que el adulto agredido puede llegar a defenderse (aún cuando sea una lucha desigual).

Pensar en los niños que vienen al mundo y son condenados a la “barbarie”, al padecimiento del hambre, las enfermedades, los golpes, las mutilaciones… creo que es una de las bajezas más grande de los humanos.

Pilar no se quedó en el pensar, en el mirar, en el afuera de esas circunstancias, enfrentó la situación por amor al “Otro”, esos "otros" que bien podrían ser los "locos bajitos" (digo amor porque no se me ocurre otro motivo para tamaña decisión).

Se me ocurre pensar en todos esos países con estados fallidos donde la anarquía, la violencia, la injusticia impera sin respetar en lo más mínimo la continuidad de la vida.

Dicen que Somalia vive en el desorden institucional desde hace más de una década, hay lugares en que las autoridades centrales son totalmente desconocidas, los niños son reclutados desde muy temprana edad para unos u otros bandos, cargan a sus espaldas armas y muertes en lugar de jugar y aprender a armar sus vidas. Casi todos los países estratégicos de África y Asia han sufrido y sufren la influencia de potencias interesadas en recursos naturales como el petróleo, potencias que esgrimen el respeto de la libertad, de los derechos humanos y a la hora de los “pasteles” no dejan ni las migas en los países expoliados. En estos lugares es donde los “señores de la guerra” hacen sus negocios.

Noam Chomsky, a propósito de las nuevas guerras (o atropellos) llevados a cabo por EEUU, escribió: “no hablamos de cosas que ocurren en Marte, o atropellos perpetrados por Atila, sino de fuerzas que están, en principio, bajo nuestro control, si queremos controlarlas. (…) El pasado no puede arreglarse, pero por lo menos podemos enfrentar el presente. Podemos elegir mirarlo con honestidad, para aprender lecciones a partir de él, y utilizarlas para influir en el futuro.”

No sé si podemos controlar estas fuerzas que actúan movidas por hilos de grandes potencias, pero hay gente que sí cree poder hacer algo. Gente como Pilar, la joven enfermera que no se preguntó esto o aquello, simplemente fue a Somalia para enfrentar el presente, mirarlo con honestidad para aprender e influir en el futuro de una humanidad mejor.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Amalia: que bueno lo que escribis sobre darse.
que importante es.

saludos

08 enero, 2008 00:35  
Anonymous Anónimo said...

Amalia: que bueno lo que escribis sobre darse.
que importante es.

saludos

08 enero, 2008 00:35  
Blogger Amalia Carioli said...

Hola! A pesar de que algunas personas en mi país puedan pensar que Pilar es snob o algo por el estilo, "humanos" como Pilar me reconcilian con la vida. A veces utilizamos la palabra "inhumano" para algo que suponemos que no es propio de los humanos, pero cuando leemos los diarios, vemos los noticieros... recuerdo a Mafalda en la historieta de Quino.
(¿Vivís en Uruguay? ¿Qué opinás de las papeleras?)

08 enero, 2008 09:43  

Publicar un comentario

<< Home