4.12.07

Fútbol – futbol- football - fútbol – futbol- football - fútbol – futbol- football- fútbol –

La semana pasada presté atención al fútbol [*] (o futbol o football la ortografía todavía no está fija a pesar de lo que diga el DRAE) porque dos equipos (quizás debiera decir tres) sin grandes figuras, sin grandes movimientos de dinero, lograron figurar en las primeras páginas de los diarios, estuvieron en los noticieros y los comentarios de los apasionados del deporte del “balón pie” (como decían cuando yo era niña).

Arsenal, con esa camiseta que mezcla los colores de dos equipos más que rivales (rivalidad más que inútil diría yo, que alguna vez fui de Independiente y me casé con un hincha de Racing), decía este equipo de camiseta roji-celeste como síntesis de los dos grandes equipos vecinos (que hoy están de capa caída en la tabla de posición y con deudas hasta la cabeza), llegó a la final del campeonato Sudamericano y ya ganó en México uno de los dos partidos.

Su director técnico Alfaro, dijo "UN EXITO NO MODIFICARA NUESTRA ESENCIA, PERO QUEREMOS GANAR LA FINAL".

En un reportaje explicó su estrategia para motivar a los jugadores:

"Cuando termina el calentamiento, los jugadores se juntan, el capitán habla y rescata algo. El otro día, antes del partido con River, les pedí que miraran un televisor que había dentro del vestuario. Les pasamos imágenes de ellos, de sus hijos, sus esposas, sus novias y sus padres, mezcladas con River. Y les hicimos entender que el amor de nuestras familias es muy superior a sesenta mil personas gritando en nuestra contra en cualquier cancha. Porque cuando tenemos el apoyo de los que nos quieren en serio, no hay rival que nos pueda vencer".

Y le preguntaron al DT si pensaba que el equipo era el mejor, él respondió:

-No sé si es de los mejores, pero sabe lo que tiene que hacer y ser práctico. Este equipo está en un tercer nivel de presupuesto, no tiene grandes figuras. No tenemos a Ortega, Verón o Riquelme. El año pasado se trajeron 13 jugadores, se fueron 11, este año llegaron 12. Sin embargo, nos encontramos ante la chance de dejar de ser el Arsenal de Sarandí para ser el Arsenal de Argentina. Y eso es motivo de orgullo.

Por otra parte, el campeonato argentino lo ganó por primera vez Lanús, otro equipo que no es de los considerados grandes. En las declaraciones de su presidente, de su DT y de los jugadores podemos encontrar algo semejante a lo que motiva a los jugadores de Arsenal. Gente que se apega al club, que juega por amor a la camiseta aunque no pierde de vista las posibilidades económicas, jugadores que se atreven a pararse frente a los grandes sin temor…

Y pensé en eso que me pidieron que escribiera sobre el trabajo en equipo, he aquí dos ejemplos de lo que puede un equipo más allá de las grandes individualidades y de los grandes presupuestos mezclados con el marketing (individual, del club y de las etc.). Sentí algo del olor de jugar por amor al club, por el deporte, eso que me decían hace un montón de años: “Hacélo por deporte” con el significado de hacer con desinterés y, en el medio, disfrutar del hacer.

Fue por eso que impregnada de ese clima, por primera, vez fui a un bar con mi maridito a ver un fútbol. Estábamos en Miramar y fuimos a ver el 2º tiempo de Boca – Lanús. Por supuesto, con nuestras mejores ondas para Lanús.

Lanús fue el primer lugar que visité cuando vine para estos pagos (a mis 9 años y a mis 19). Luego viví en el partido de Lanús un par de años (en Remedio de Escalada). Y no grité los goles, ni nada por el estilo porque había mucha gente de Boca en el bar, aunque algunos eran de River y querían que ganara Lanús.

Vino a mi memoria el comienzo de un libro de economía, el profesor explicaba ciertas reglas de la disciplina a partir de las normas de juego del fútbol. Entonces sentí ganas de ver a mi país siguiendo el ejemplo de Arsenal, Lanús, Tigre y hasta de Argentinos Juniors. Clubes que: sin ser los más grandes, sin individualidades, sin grandes presupuestos pueden hacer lo mejor en lo suyo.

Espero sinceramente que estos clubes no se infecten del virus que nos suele atacar a los argentinos, una vez alcanzada cierta meta aparecen los individualismos y se pierde mucho más de lo que se supo ganar.

_____________

[*] En mi adolescencia me gustaba el fútbol, escuchaba los partidos por radio con mi papá, participaba de pollas de fútbol entre gente conocida y hasta jugué en una cancha grande y reglamentaria para juntar dinero para mis compañeros. Me dejó de gustar el fútbol cuando se convirtió en “pan y circo” + marketing2. Los jugadores no juegan para un equipo, juegan para que su camiseta se vea y luego se venden al mejor postor.

Etiquetas:

3 Comments:

Blogger S William II said...

Hola, Amalia!
Sus consideraciones son acertadas, aunque no se olvide que la meta de los jugadores de esos equipos "chicos" aspiran o tienen como sueño jugar en los "grandes" para despúes irse a Europa. Ahí se corrompen, digamos.
Yo creo que el verdadero espíritu del fútbol está en las categorías menores (la "C" o la "D") donde sus jugadores ya saben que no pueden jugar en la "A" y los hinchas sufren y gozan de una manera más pura. Alguna me dijeron: "¡Qué fácil que es ser hincha de Boca/River!" ¿Sabés lo que es ser de Argentino de Quilmes?"
Y tenían razón.
Saludos

05 diciembre, 2007 16:02  
Blogger Amalia Carioli said...

Hola!Sir. Es cierto, no todo es color de rosa, pero es un poquito mejor. Ni en el festejo del domingo se salvaron algunos jugadores, el DT y otros de que "los chorearan", que se metieran en la cancha, etc. etc. ¿Eran integrantes del club?
Lo que rescato es el valor "equipo". Esa confianza en todos y no en uno solo que si no está inspirado, es inevitable el fracaso. Eso es lo que pensaba para tomarlo como modelo. En algunas empresas esas experiencias de equipo dieron resultado, en otros países, si bien existen figuritas, se tiene más o menos claro que si no es por todos la figurita no existe.
Además, eso de ir afuera ya se está programando en las escuelitas de fútbol, les sale más barato. ¿Sabe que el Barcelona tiene una aquí?
En realidad me gustó ese mensaje que se puede captar "no todo pasa por dinero", cuando se tienen ganas y valor de equipo "se puede".
¿Cómo les irá hoy a los muchachos de Arsenal? ¿Las Águilas vendrán con las alas preparadas? Cariños

05 diciembre, 2007 19:18  
Blogger Amalia Carioli said...

Sir, cuando volvíamos de Miramar por la autopista vi el cartel que tiene el club Quilmes. Me gustaría que esa "visión" y "misión" que el club tiene sobre el semillero de las inferiores se extendiera a otros ámbitos. Tal vez, sólo tal vez, tendríamos otro panorama de nuestros jóvenes. (Algunos informes que veo, leo y mi experiencia me dan una visión apocalíptica)

05 diciembre, 2007 19:26  

Publicar un comentario

<< Home