10.12.07

Esos bellos momentos II

Domingo, nos levantamos bastante temprano (a pesar de la trasnochada). Nos acostamos después de las cuatro de la mañana. Salimos a caminar y visitamos a unos amigos. Volvimos para almorzar y en ese momento llamó mi “hija mamá”, me preguntó ¿Tienen algo que hacer a la tarde? Como esa pregunta significa ¿pueden cuidar a Nico? Dije “Vamos a estar en casa, no tenemos nada previsto” (El día que puedo tener a Nico en casa no es para andar rechazando, así porque sí y nada más).

Nico vino con compañía, la mamá que tenía que estudiar, pero que a la vez no quiere estar lejos del niño y no estudiaba. Entonces decidí que nos íbamos al supermercado a comprar algo para la cena, algunas cosillas para Navidad y medias para Nico. En eso llegó tía Pau. Nos fuimos el abu, Pau, Nico y yo de compras. Andábamos de aquí para allá haciendo tiempo y mirando lo caro que está todo, viendo qué le compraba a mi hermana, las medias de Nico era un lío encontrar la medida. Compramos poco y gastamos bastante.

Me sentía cansada -después de un día en traté de seguir moviendo mi cuerpo (un poco más de lo acostumbrado) + la dieta contra la molesta acidez estomacal que me tiene a maltraer- y me desparramé sobre un puf fiacoso. Frente a mí estaban mis dos hombres amados. El pequeñín le había pedido al abuelo que se sentara junto a él y le contara un cuento. Mi impaciente Nico daba vuelta las páginas y continuamente preguntaba algo así como: “¿Qué es qués?”, que equivale a “esto ¿qué es?”. El abu contestaba y describía los dibujos. Los ojos de Nico iban del abu al cuento, del cuento al abu. El cuento se terminó, se bajo del sillón y salió corriendo para ponerse a jugar. Nico tiene muchos juguetes, cuando llega a casa parece que no quiere dejar nada de lado y va de uno a otro, pero su juguete preferido es la pelota (debería aclarar que de diferentes tamaños, colores y materiales en casa tiene como 10) y en el living las tira contra las paredes y los muebles. Ya saqué todo lo rompible de su alcance, lo único que me queda es esperar que no se lleve los muebles o la pared por delante como lo hizo hoy en la calle. Se largo a correr, se distrajo, miró para atrás y se dio la cabeza contra una pared, en la frente le quedó un hermoso chichón para su colección de la semana. Poco tiempo después seguía como un ventarrón de un lado para él otro.

Cenamos y como estaba la mamá hizo más lío que el acostumbrado. Cuando la mamá dijo que se iba empezó a sentirse molesto.

Una vez más se quedó a dormir en casa, pero esta vez extrañó a su mamá y tardó en dormirse. Lloró un poquito. El abu y yo discutimos (creo que más que por nuestras hijas) acerca de lo que se debe o no hacer frente a la conducta de Nico. Finalmente lo levanté y me fui con él a living y me pidió que prendiera la compu. Le mostré un jueguito y a los cinco minutos le dije “la compu se tiene que ir a dormir”. La apagué y buscamos un cuento. Se calmó y luego de algunas vueltas se quedó dormido junto al abu.

Nada extraordinario ha ocurrido este domingo, pero siento que la vida es generosa conmigo, me da la posibilidad de disfrutar de pequeños momentos como los de hoy. Y sigo así, a pesar de mi dieta harto rigurosa + no probar nada de gaseosas, ni de sodas, ni de alcohol, de las pastillas contra la acidez que me pasó Pau (Gracias a Sir W2), brindando por la vida como lo hicimos ayer con algunos de nuestros amigos.

4 Comments:

Blogger S William II said...

Es que lo que para otros no sería nada extraordinario, para los que tenemos esa conexión cualitativa y no cuantitativa con el tiempo, esos momentos no dejan de ser maravillosos. Y leer algo contado de esta manera, me da ganas de ser abuelo...
Saludos y que se mejore su acidez.

PD: Preguntele a su medico si este nuevo remedio puede servirle:

ESOPRAZOL es un producto bajo licencia de AstraZeneca que contiene Esomeprazol, un inhibidor de la bomba de protones indicado en Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE) y en el tratamiento y prevención de úlceras gástricas y duodenales por la administración de antiinflamatorios no esteroides. ESOPRAZOL también está señalado en la terapeútica de úlceras pépticas y duodenales asociadas a Helicobacter pylori.
(Puedo conseguirlo)

13 diciembre, 2007 15:52  
Blogger Amalia Carioli said...

Gracias Sir W por todo. Voy a tener en cuenta lo del Esoprazol para comentárselo a la médica. Estaría bueno que nos encontráramos para comienzo de año.Un gran abrazo.

13 diciembre, 2007 16:57  
Blogger FRAC said...

Pasaba a desear unas felices fiestas, y me he quedado con una sensación muy agradable después de leer "siento que la vida es generosa conmigo". Amalia, creo que yo también he posteado algo en este sentido.
A veces la vida es así de maravillosa, y está bien reconocerlo.
Un abrazo!

18 diciembre, 2007 14:02  
Blogger MIB said...

Hola Amalia!!
Quería desearte que pases unas lindas fiestas en familia.... que conserves esa sensación de paz... de saber que la vida nos da lo que nos puede dar...

Mis mejores deseos para ustedes!

Maria

20 diciembre, 2007 11:47  

Publicar un comentario

<< Home