10.12.07

Buenos Momentos I

Mes de balance.

En otros países, las empresas no cierran el balance de ejercicio contable el 31 de diciembre, lo hacen en mayo o junio. Aquí las más prolijitas lo van preparando durante el último mes del año; otras dejan que eso se diluya entre los meses de enero, febrero y marzo, donde la actividad es menor. Obligadas a presentar las formalidades del debe haber y no hay lo “dibujado”(1) los papeles llaman a asambleas entre marzo y abril para respetar los plazos que marca la ley. Aunque sé de casos que demoraron tanto sus balances que debieron enfrentar algunos tirones de orejas.

Así como las empresas, más allá de lo consciente algo nos suele suceder a ciertos ejemplares que estuvimos en el zoo oficinesco y llegado este mes empezamos con los cálculos (aunque no usemos moneda de cuenta para sumar Activos y Pasivos o aplicar la ecuación simple de: Activo – Pasivo = Patrimonio Neto).

En una sociedad materialista suele medirse todo resultado en función del dinero, de bienes, de ascensos en el trabajo. Pero hay otros que empiezan a mirar el año transcurrido de otra manera. En el Cuadro de Pérdidas y Ganancias los beneficios y las pérdidas se miden en afecto, en salud, en amigos, en buenos momentos, en un trabajo que nos da la satisfacción de saber que hacemos algo por nuestros semejantes…

Así, el sábado por la noche nos juntamos seis amigos a despedir el año, mi amiga Estela (que estuvo casi un mes sin poder ver y se pegó el gran julepazo, persona que gusta de darle una mano a quien se le ponga delante, docente que va a responder a sus alumnos más allá de lo mucho o poco que le paguen –siempre y cuando muestren interés por aprender) cuando brindamos dijo: “brindemos porque este fue un buen año, ninguno de nosotros puede decir que les fue mal”. Ante tal afirmación alguien dijo “tenés razón” y chocamos nuestros vasos haciendo ¡chin! ¡chin! Nuestro deseo es que el próximo año por lo menos siga igual.

Después de la cena (que fue en mi casa y cociné yo) íbamos a salir a tomar un café por alguno de los mononos cafés del barrio, pero nos fuimos quedando, vimos Vitus (en DVD), tomaron cafecitos y de repente nos dimos cuenta que eran las 3,30 del domingo.

--------

(1) Al escribir dibujar no me estoy haciendo la experta usando la jerga de los contables (pues no lo soy), es un término aceptado. (¿Aclarao?)
dibujar tr. Componer las cifras de un balance, prsupuesto o medición estadística con el fin de tornarlas aceptables.Del Diccionario del habla de los Argentinos.
Academia Argentina de Letras. Buenos Aires. Ed. Planeta. 2003

2 Comments:

Blogger S William II said...

Festejos tranquilos implican sosiego y calma; síntoma que todo anda sobre ruedas en el interior

En mi balance, en el cuadro de resultados, mi año tuvo una gran pérdida, diría yo que esta empresa que es mi vida estuvo por quebrar. Pero como del lado de las ganancias se llenó la cuenta de afecto legitimo (y me permití recibirlo, cosa rara en mí) la cosa va saliendo y la "empresa" va a salir a flote.
Saludos

13 diciembre, 2007 16:12  
Blogger Amalia Carioli said...

Creo que no se necesita demasiado para festejar cuando se tiene ganas de hacerlo. La vida puede darnos buenos o malos motivos para sentirnos bien o mal. Siempre se puede estar peor. Alguien me enseñó a mirar para adelante y a no sentirme la más desgraciada del mundo. Ella tenía motivos más que suficiente, había perdido sus dos únicos hijos. Esto pasó en el '98, en la película de mi vida esa es un escena con brillo propio. Un abrazote. Your stepmother (I don't know if this is right. Mi English is very bad)

13 diciembre, 2007 17:06  

Publicar un comentario

<< Home