7.11.07

La Pobreza del hombre

(Me rondaba una idea, me preguntaba dónde había leído ciertas cosas, busqué en la biblioteca y me dediqué a releer a propósito de los tiempos que corren, de colorados que se convierten en rosaditos, de blabla de gobernantes ineptos, de conferencias que no dicen nada y de nuevos saqueos con acuerdos de los de adentro con los de fuera.)

“Tres edades históricas distintas –mercantilismo, feudalismo, esclavitud- se combinan así en una sola unidad económica y social, pero era el mercado internacional quien estaba en el centro de la constelación de poder que el sistema de plantaciones integró desde temprano. (…) en muchos casos, desde el extranjero, proviene en línea recta el latifundio de nuestros días.”

“(…) con el pago de jornales irrisorios, la retribución de servicios en especies o el trabajo gratuito a cambio del usufructo de un pedacito de tierra; se nutre de la proliferación de los minifundios.”

“(…) el azúcar se convirtió en la llave maestra del dominio de Cuba por EEUU, al precio del monocultivo y del empobrecimiento implacable del suelo. No sólo el azúcar. Ésta es también es la historia del cacao…

“bosques arrasados en el norte argentino y el Paraguay”

Es también la historia del café, que avanza abandonando desiertos a sus espaldas…

(…) cuentan que en otros tiempos se podía recorrer Cuba a la sombra de las palmas gigantescas y los bosques frondosos, en los que abundaban la caoba y el cedro, el ébano y los dagames. Hoy se pueden admirar las maderas preciosas de Cuba en las mesas y en las ventanas de El Escorial o en las puertas del palacio real de Madrid, pero el afán de la caña de azúcar hizo arder en Cuba los mejores bosques vírgenes.

El cultivo extensivo de la caña, (...), no sólo implicó la muerte del bosque sino también, a largo plazo, “la muerte de la fabulosa fertilidad de la isla.”

“El pueblo que confía su subsistencia a un solo producto, se suicida” (José Martí)

En otra parte del libro agrega: Si se tomaran en cuenta, como una prueba de desnacionalización, las acciones en poder extranjero, aunque sean pocas, y la dependencia tecnológica, que muy rara vez es poca, y la dependencia tecnológica, que muy rara vez es poca, ¿Cuántas fábricas podrían ser consideradas realmente nacionales en América Latina?

Nuestra derrota estuvo siempre implícita en la victoria ajena; nuestra riqueza ha generado siempre nuestra pobreza para alimentar la prosperidad de otros(…) Aún hoy el oro se transfigura en chatarra, y los alimentos se convierten en veneno.

Muchas de las guerras entre latinoamericanos estuvieron ligadas a intereses externos al continente.

Extraído de Las venas abiertas de América Latina de Eduardo Galeano (5ª. Edición, 1973)

Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal se producen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y otra vez como farsa.

C. Marx El dieciocho Brumario de Luis Bonaparte.

2 Comments:

Blogger Sir William 2 said...

Abrumador su post, "Tía Provisoria"(*)

Dejeme agregar algo, por favor. Ciertos países (el nuestro es uno de ellos) están condenados a ser simples proveedores de materias primas para elaborar productos que después terminamos comprando cautivamente. Ni siquiera en el tema de los alimentos tenemos la sartén por el mango: para que nos los compren, tienen que estar, por ejemplo, empaquetados con una determinada tecnología (como usted dijo) que nos la venden... ellos mismos.
Saludos, Tía Provisoria.

(*)Paula me quiere como hermano, así que no sé como se resolverá este tema.

09 noviembre, 2007 14:38  
Blogger Amalia Carioli said...

Lo de ser tía y no madre es simplemente por no hacerme cargo de mis casi 60. A mi edad mi madre tenía 14 niestos. La mayor de 18 años, mi madre fue madre a los 18. Bien puedo ser su mamá.
Sobre el tema del post, resulta que recordé que había leído algo sobre la guerra entre Bolivia y Paraguay, en el medio una cuestión de petróleo. Un tal Baldrich analizó esta Guerra del Petróleo, como una guerra entre la Standard Oil (bajo la bandera de Bolivia) y la Shell (bajo la bandera de Paraguay).
Ahora que lo pienso debo escribir esto en un post, aunque no lo encuentre en el libro de Galeano (que lo tomé justamente porque es uruguayo)

09 noviembre, 2007 19:40  

Publicar un comentario

<< Home