13.11.07

La pobreza del Hombre III

(Recopilación de lecturas setentosas y algo más)

En 1968, en Roma, científicos, investigadores y políticos, se reunieron y elaboraron un informe sobre la modificación entorno ambiental que estaba y están (ahora mucho más) afectando a la sociedad. No leí ese informe hasta mucho tiempo después. Para esa época yo leía a un par de economistas de la CEPAL, Castro y Lessa, enfoque estructuralista de la economía, historia del desarrollo, anticipación del capitalismo ultra globalizado (creo que lo llamaban “trasnacional”). Sin saberlo, estaban polemizando con esa postura que nos ponía límites en el uso de los recursos. Mucho tiempo después leí el Informe del Club de Roma. Leía y cada página me enojaba. Me lo prestaron. Recuerdo que ese enfoque de línea maltusiana recomendaba que Latinoamérica debía controlar el crecimiento poblacional, es más, daban un número, la tasa a la que debíamos crecer. En los setentas vi un peli peruana, Sangre de Cóndores. En ella se mostraba una campaña de esterilización de nativas peruanas por parte de yanquis. La imagen que aún perdura en mi cabezota es el final de armas levantadas en pos de la revolución. También leí sobre ciertas sectas protestantes que colaboraban con el programa de control poblacional apoyado por empresas extranjeras, el uso de pastillas anticonceptivas poco recomendables… etc.

El informe del Club de Roma, una vez que se publicó internacionalmente, provocó el alza de algunos productos primarios, pero los resultados de una buena administración de recursos no se llevó a la práctica. Se hicieron estudios, pero el marketing fue avanzando y los resultados es que cada vez se invita a mayor consumo. En Buenos Aires, dos empresas vinculadas a servicios eléctricos piden el cuidado del producto a consumir. Cuando escucho esos avisos publicitarios siento la realidad del informe de Walter Graciano en Hitler ganó la guerra. Pero como diría cierto profesor mendocino, los currículos universitarios no son inocentes e ideológicamente orientan nuestra visión. Si se le dice a la gente que debe consumir racionalmente, si se trata de utilizar las herramientas de marketing para dar información de otro tipo no hay eco. Es más, es probable que se nos queden mirando como si fuéramos locos, tal vez extraterrestres o procedentes de alguna dimensión desconocida.

Desde otro lugar, recuerdo narraciones desde lo ficticio apuntando a que las únicas que van a quedar son las cucarachas y un profesor intentando enseñarles a encender el fuego, otro cuento en que los rusos iban a llegar a través de los satélites a nuestros hogares y nos iban a lavar el cerebro para que opináramos como ellos (algo así ocurrió, pero ¿Son los rusos los dueños de los satélites?)

Según se dijo, el objetivo de los concienzudos del Club de Roma era investigar, alentar métodos e interesar a funcionarios y grupos influyentes de los principales países sobre las perspectivas de la crisis en progreso que está afectando el medio ambiente (ineficientes como las N. U. son un puro blabla ¿no?).

Soluciones no sé si encontraron, pero los muchachos listaron lo siguiente:

· deterioro del medioambiente físico,

· crisis de las instituciones,

· burocratización,

· enajenación de la juventud,

· violencia,

· educación inadecuada,

· brecha creciente entre países pobres e industrializados,

· crecimiento urbano incontrolado,

· inseguridad en el empleo,

· satisfacción decreciente obtenida en el trabajo,

· impugnación de los valores de la sociedad,

· indiferencia ante la ley y el orden,

· inflación y disrupción monetaria y

· brecha creciente en los países entre ricos y pobres

----------

Si se mantienen las tendencias actuales de crecimiento de la población mundial, industrialización, contaminación ambiental, producción de alimentos y agotamiento de los recursos, este planeta alcanzará los límites de su crecimiento en el curso de los próximos cien años. El resultado más probable sería un súbito e incontrolable descenso tanto de la población como de la capacidad industrial.

(D.L. Meadows y otros, Los Límites del Crecimiento, 1972)

-----------

¿Existe un final? ¿Hay un límite al crecimiento? ¿Qué es eso del desarrollo sustentable? ¿Sustentable de qué? Algunos científicos afirman que estamos corriendo hacia un precipicio y que debemos interrumpir inmediatamente nuestro esfuerzo de crecimiento, el daño hecho es irreversible. El egoísmo humano, la miopía y la soberbia nos impiden la generosidad de entregar este mundo a las generaciones futuras.

4 Comments:

Blogger Sir William 2 said...

Estoy escribiendo algo de ficción con esos ingredientes, Amalia.

13 noviembre, 2007 17:58  
Blogger Amalia Carioli said...

Sir ¿se acuerda de la peli de galletitas hechas con harina de humanos revoltosos? Cuando el destino nos alcance (Soylent Green) basada en la novela de Harry Harrison de 1966 titulada ¡Hagan Sitio! ¡Hagan sitio! (Make Room! make room!).

13 noviembre, 2007 23:08  
Anonymous Noe said...

Amalia, soy Noe del Norbridge, promoción 2004... tanto tiempo!. Me comunico con vos por este medio porque perdí tu dirección de e-mail, y se me ocurren muchas pero no quiero empezar a mandar a todo el mundo.

Te escribo por lo siguiente.
(podés borrar este mensaje luego si querés, no tiene que ver con el blog)


Estoy trabajando como ecepcionista en non stop digital, una productora de televisión en olivos. y recién un chico me vino a pedir su recibo de sueldo... le pregunto su nombre: "Jorge Carioli".

Le dije, como comentario anecdotico: mi profesora de marketing se llamaba Amalia Carioli!. El chico no me lo creia.

El y su familia estan tratando de rastrear al resto de los Cariolis en el mundo, saben que hay muchos en el sur pero no pueden encontrarlos.

Me conto que su abuelo se inventó el apellido "Carioli" cuando vino a la Argentina. El era suizo. En Suiza hay una calle que es Carioli, y creen que por ahí salió de ahí.

Le comenté de vos, que naciste/viviste en el sur, y que te encanta, y supongo que tenés familia allá.

El tiene ganas de contactarse con vos, y por eso te escribía, para hacer el vínculo. No sé si te interesa.

No me di cuenta de preguntarle el nombre de sus padres . Pero bueno, el es Jorge Carioli.

Cualquier cosita decime, y le doy tu mail o te doy el suyo, o su teléfono.

Cosas de la vida.

Cualquier cosa mi mail es galeanoff@gmail.com

Besotes, se te extraña

Noe

14 noviembre, 2007 11:14  
Blogger Amalia Carioli said...

Hola, Noe. Ya te escribo. Yo también perdí tu dirección porque no tengo más la cuenta de hotmail. Cariños

19 noviembre, 2007 19:57  

Publicar un comentario

<< Home