8.10.07

ESTAMOS DEL TO MATE


Agarrar para el lado de los tomates en Argentina equivale a errar el rumbo.

Como en otros países vecinos somos afectos a tomar mate, infusión de yerba mate cebada de muy diversas formas en calabazas de esa planta o, como el té, se prepara por decocción y se sirve en taza o en jarro.

Coloquialmente mate equivale a cabeza humana y, si alguien tiene mate, esto es igual a que tiene talento, capacidad.

En lunfardo básico “estar del tomate” es estar con las facultades mentales alteradas.

Es decir de mates y to-mate tenemos bastante y sobre todo en estos días (to mate no quiere decir hacia el compañero o algo parecido, nada de eso, aquí cada uno cuida su quintita y le importa un pepino el resto - las vegetales me tienen del tomate.)

En estos días en que el precio de las verduras se ha alterado por diferentes cuestiones, los políticos –aprovechando el precio exagerado del tomate- hacen una ensalada de dimes y diretes para ver cómo ganan algún voto. ¡Qué cosa! Son verdaderas zanahorias con poca memoria, no se acuerdan de lo que hicieron o dijeron y toda la culpa la tienen los medios que los difaman.

Supongo que deben tener claro que somos unos papafritas que tontamente vamos a depositar un voto a favor de alguno de ellos, para que nos curren una vez más.

Así, entre el precio del tomate (casi 5 dólares por kilo) que llevó a un boicot de consumidores (¡por fin! Una nos avivamos que alimentamos a los mismos que nos maltratan), hablamos de los restaurantes vegetarianos, la ensalada de tomate que no acompaña el asado dominguero , la noche de los museos, la tabla de posiciones en el apertura, la victoria de los Pumas (que cantan con fervor nuestro himno y transpiran la camiseta) que logró desplazar un poco al “fulbo” durante el fin de semana, tanto que cambiaron el horario del clásico.

¡¡¡Sí!!! Por una vez importó más otro deporte que Boca-River. Hasta yo pregunté ¿Cómo van? (los Pumas) a unos chicos muy concentrados frente a un televisor, en una estación de servicio a orillas de una ruta hacia BAires.

En este Cambalache (que no es el Discépolo) el INDEC pasa una cifra sobre la inflación de Mendoza y el candidato a vice de la Kristina – defiende la verdad diciendo que fue mayor, la Kris se enoja y el vice kasi no aparece en los actos de los Kirchner. Supongo que dar cierta cifra hace pensar en la nueva cantidad de pobres o en los reclamos de los bonos.

Nosotros que salimos alguna vez con las cacerolas para que se vayan todos, seguimos con la originalidad de la comida y nos la agarramos con el pobre tomate.

Cuando yo era niña (hace como 50 años), vivía en el sur argentino y en invierno no consumíamos tomate. No había o era muy caro. Recuerdo que para las fiestas de fin de año a alguien se le ocurrió sembrar tomates antes de lo acostumbrado y tapar los plantines con arpillera por las noches. Su esperanza era brindar un producto local y competir con el que se traía de otros lares. Es decir, sobreviví a la falta de tomate y de otras verduras durante la escasez invernal, podemos hacernos los civilizados consumidores de países que regulan el precio según las reglas de la competencia perfecta de oferta y demanda, pero ¿qué pasa cuando además del tomate están caros la papa, la cebolla, la manzana, la lechuga, la calabaza, la yerba, la harina, el pan, los fideos, el queso… etc. etc.? Alguien puede decir ¡tomá mate! Y no para expresar una exclamación con la que se reafirma una respuesta tajante, sino para decirme que tome la infusión de los pobres que tiene muchas propiedades fitomedicinales, pero ¿saben a cuánto está la yerba?

La Kris que luce tan monona modelitos que valen más que lo que gana un laburante común por mes ¿tiene claro lo que pasa en las casas de los varios ciento de miles de pobres argentinos?

3 Comments:

Blogger Sir William 2 said...

Lo suyo, como siempre, es pedagógico.
(Con respecto al tema de los demas productos y la inflacion del INDEC, estoy preparando un post con dos tickets de Coto fechados con una diferencia de un mes...Se va a sorprender con la inflación real de un bidon de agua mineral (si, agua mineral, no Jugo de Tomate frío, ese que en las venas deben tener estos gobernantes)
Un abrazo
Sir

09 octubre, 2007 16:54  
Blogger Amalia Carioli said...

¡Hola, Sir! ¿Cómo esta? ¡Tanto tiempo! Lo extrañé. Me maravilla que me escriba y que esté preparando un post. Bueno, a veces, el dis-traernos en otras cosas es bueno. No sé si es pedagógico, creo que me está saliendo en otro estilo el quejarme. Asociación libre + ironía. Cariños

09 octubre, 2007 17:48  
Blogger Loca xq (el mundo me hizo a)sí said...

es que, como ellos comen caviar y el caviar no aumenta, entonces no hay inflación...

10 octubre, 2007 09:44  

Publicar un comentario

<< Home