1.10.07

determinada por su tema

Éramos del mismo barro dice una canción, eso creo.

Tal vez en los ’70 era así. Los padres debían ser de una forma y los hijos espejo y semejanza (mito de Narciso en el peor de los casos). Y creíamos en un mundo diferente. Entonces me desayuno con creí ser flexible, pero no es así. No hay fórmula para ser padres. Pensé en lo que se dice en un momento de enojo, en la herida que causa, pero en la práctica opera el error. Supongo que me salió lo peor cuando grité “arruinaste la salsa.” (En realidad dije algo más grosero sin haber dado oídos a lo que había ocurrido) Fue una síntesis tonta, en el peor momento, de otros malestares. Quizás se percibió algo de ese malestar, aún en mi disculpa. Pero no sé, cierta resonancia semántica me dio en el hígado.

¿Cuántas veces me cuestiono esto de lo dicho en lo no dicho? ¿Demasiadas? Aún así no logro sacar nada en limpio.

Ser. ¿Qué es ser? ¿Hay maneras sucesivas de ser? ¿Tantas como parpadeos, como objetos?

Objetos = obiectus.

Ecuación que no siempre intenta ser matemática. Dificultad a resolver sobre aquello que puede ser materia de conocimiento o sensibilidad de parte del sujeto, incluso él mismo puede ser arrojado como una piedra frente a la mirada , quizás aquello que sirve de materia o asunto al ejercicio de las facultades mentales no tenga sentido alguno.

En el desconcierto apuntamos nuestra mira, como cazadores ocultos de la palabra, ejecutamos el disparo. El objeto se despedaza y no es el mismo. Tal vez nunca supimos más que de su apariencia, aún cuando fueran cercanos, aún cuando fueran parte de nuestra materia.

¿Te acordás? a nosotros nos acercó la matemática. ¿Fue una excusa? No hay dudas. Nos olvidamos de ella y emprendimos juntos una carrera. ¿Aprobamos las materias? Tal vez no todas.

La metáfora busca otro lugar.

Mi metáfora se acurruca en el silencio y sin embargo dice. Dice más que un puñado palabras, que centenares, que miles. Todos los días puedo comprobarlo, tanto en los míos como con en los de mis interlocutores.

Y no te digo, sólo para no contagiarte el virus de mi sentido, aunque esté cerca de alguna verdad. Sospecho que ambos compartimos cierto desasosiego por lo mismo. Pero ¿para qué cargar las tintas?

Por fortuna, no hay una manera de ser, sino unas cuantas con la misma esencia.

------------

Dijo Francis Ponge:

"La presencia de los objetos, su evidencia concreta, su espesor, sus tres dimensiones, su lado palpable, indudable, su existencia de la que estoy más seguro que de la mía, todo eso es mi única razón de ser, mi pretexto propiamente dicho; y la variedad de las cosas es en realidad lo que me construye."

No se trata “de un habla ofrecida al objeto...” “Si no podemos pretender que el objeto tome directamente la palabra (...) cada objeto debe imponerle al poema una forma retórica particular. No más sonetos, odas, epigramas: que la forma misma del poema sea de alguna manera determinada por su tema.”

2 Comments:

Blogger Loca xq (el mundo me hizo a)sí said...

arreglá ese estante!!!

02 octubre, 2007 01:26  
Blogger Amalia Carioli said...

El estante es lo de menos...

02 octubre, 2007 09:26  

Publicar un comentario

<< Home