5.9.07

De soles y sombras

Post data sobre lo escrito ayer:

Cuando ayer escribí que "me gustaría que se derrumbara el sistema político tradicional" ¡por favor! No vayan a pensar que me inclino por gobiernos de facto. Aclaré que cuando hubo "manipulite" en Italia se llamó de nuevo a elecciones. La diferencia era que había surgido nuevos partidos, nueva gente. Tal vez una nueva visión

-------
Visión es lo que me hace falta hoy. La bronca me encegueció, la presión me subió, me dolía la cabeza y me dieron ganas de mandar todo al diablo.

Cierta vez un alumno escribió en una hoja de evaluación "no hago la prueba porque sos una
puta".
Como soy una reprimida no le contesté ¿cómo te diste cuenta? Tenés razón, soy una puta barata que prostituye su trabajo en una escuela como esta con alumnos como vos.
Simplemente entregué la hoja en la rectoría y les dije que me quería ir.

En esos días había leído que un sofista le había dicho a Sócrates que él no amaba su trabajo. Todo porque Sócrates no cobraba por su trabajo enseñando filosofía. Sócrates respondió que él no se prostituía por lo que amaba.

Hoy es otro día en el que me planteo si no sería sano dejar de hacer algo donde el afecto se me escapa y muero lentamente. Ni siquiera puedo sentir odio hacia… Me veo como un puerco espín con las púas clavadas hacia adentro, siento que perdí algún tren, el instante preciso en que algo podía ser diferente.

Me digo que debe importarme lo que siento por mí, que si me miente, que si me manipulan, que todo el sistema está así, que no puedo cambiar ni un botón de lugar, que qué se yo, que sólo debo ocuparme de lo que puedo cambiar sin matarme y cuando estoy levantándome el ánimo se me cruza lo que cobro y en medio del embrollo me acuerdo de la charla de filosofía para la vida y la cuestión del humor, me acuerdo de Miriam (una prostituta en una novela de Onetti) y me largo a reír.

Es cierto, el tomarme a la chacota me puede salvar de esa humillación permanente de alumnos, padres, autoridades del colegio y las etc.

Pienso en la descripción de Miriam y tengo ganas de volver a leer esa parte del libro, esa descripción que refleja parte de lo que queda cuando el tiempo nos pasa por arriba y la forma como nos ven los demás.

Me pienso como parte de un texto, quito detalles, rebato incredulidades en medio de la exageración y no da para rebotar en la risa, pero pienso ¿puedo quedarme prisionera del absurdo que me rodea? ¿Es bueno sentir repugnancia, mirar lo que me parece un escándalo? ¿No es mejor largarme a reír y seguir bailando aún cuando la música o la letra del texto me gusten poco o nada?

Hay días en que sale el sol, otros están nublados como hoy. Hace un tiempo fui a un lugar donde nos daban recetas para los días de lluvia. Hoy necesito todas, pero me siento torpe para combinar los ingredientes.

Otro día contaré lo de la risa y la flexibilidad mental, digo, aunque el pesimismo me tienda la trampa de pensar que no soy más que una en 5.000, en varios millones o en billones. Digo otro día, tal vez para seguir con lo de la metáfora de Sherezade.

3 Comments:

Blogger Sir William 2 said...

Amalia: ¡Su post anterior fue clarísimo! Mi comentario sólo apuntó a que siempre hay algún lector sagaz que piensa "Mirá a estos, criticando a los políticos, y después se quejan cuando suben los milicos." Le pido perdón si mi comentario le pareció poco claro al respecto, nada que ver, mi intención fue apoyar su idea y poner el "escudo" ante tantos idiotas que leen lo que quieren leer...
Un abrazo.

05 septiembre, 2007 16:37  
Blogger Sir William 2 said...

Y con respecto a éste post: Escriba, diga, proteste, largue todo lo que tiene que largar. Usted no es una más en millones.
Sepalo.

05 septiembre, 2007 16:41  
Blogger Amalia Carioli said...

Sir, a partir de su comentario también pensé que hay muchos que dicen eso cuando uno se queja de los políticos. Como escribí tengo una pequeña esperanza... tal vez ganas de creer en alguien.

05 septiembre, 2007 21:58  

Publicar un comentario

<< Home