27.8.07

La radio como despertador

Debería revisar esta costumbre de que sea la voz de ciertos “periodistas” los que me despiertan por la mañana. Tengo el vicio de querer saber algo de lo que pasa en el mundo antes de levantarme. Si me quedo en casa, sigo escuchando la radio, ya no soy la fiel escucha de uno u otro programa, suelo rondar de aquí para allá. Sucede que soy uno de esos ejemplares que mira poco la tele.

El televisor se ha convertido en un aparato para ver películas que no llego a ver en el cine o, en otros momentos, volver a ver una que me haya gustado mucho y me da ganas de analizar o destripar en los pequeños detalles, esos que se me escapan de la conciencia en la simultaneidad de significantes en la pantalla.

Hoy a la mañana, una periodista que nunca me terminó ni me termina de gustar empezó con la cantinela de atacar a un juez porque había devuelto unos mellicitos a su madre biológica. La cuestión era porqué esa madre había dejado la crianza (o guarda) de los niños en mano de una mujer durante seis años, etc. etc. Los teléfonos se avivaron y la gente llamaba dando su opinión; por otro lado, la cuestión del impuestazo. Me gustaría saber si junto con ese aumento se va a modificar lo del impuesto a la riqueza… pero en fin, Todo un zoológico de la clase media descargó durante mucho tiempo su bronca o su crítica sobre el juez, la madre abandónica, Telerman, Macri, macrismo y las etc. . Un joven, acertadamente, explicó que la restitución de los hijos a la madre biológica resultaba de la aplicación de lo que dice la ley, en ese caso lo que debía hacerse era revisar la ley. Una mujer replicó: “a los jueces les falta criterio”. En toda esta cuestión, me ponía a pensar cuánto sabíamos de la madre biológica, de la madre adoptiva, de los niños. Salió al aire una notera con un reportaje a la madre que cuidó a los niños. Todo eran palos para la “mala” madre que ahora que “los tenía criados reclamaba a los niños”. (Supongo que esto es radio interactiva o participativa, cuestión de marketing para que creamos que tenemos voz y voto en lo que se dice, posibilidad de un “cable a tierra” de nuestras propias imbecilidades.) Por supuesto, se podía reconocer en las declaraciones “incitación” de la periodista conductora del programa.

Y me puse a pensar en la función del periodismo, en las definiciones del periodismo.

El DRAE define como periodista a

1. Persona legalmente autorizada para ejercer el periodismo.

2. com. Persona profesionalmente dedicada en un periódico o en un medio audiovisual a tareas literarias o gráficas de información o de creación de opinión.

Mientras que algunos teóricos sostienen que “un periodista es alguien que participa en la formación del contenido del producto del medio masivo, sea en la colección, evaluación, detección, procesamiento o diseminación de las noticias, comentarios o entretenimiento”

Existen varios principios que guían la labor del periodista, el principal de los cuales es el respeto por la verdad y el rigor en la búsqueda de la información. En general, se considera buen periodista al que consigue información relevante, breve y exacta en el menor tiempo posible.

Dentro de todas las delimitaciones o definiciones de lo qué es un periodista, creo que la función como creador de opinión es la que más sobresale. Aún aquellos que se metamorfosean como veraces, ecuánimes, pulcros en su labor y otras tantas cualidades “honrosas” estos señores/as “son humanos, tan humanos que ningún defecto les es ajeno.” Son grandes manipuladores de lo que se informa o esconden, herederos en el arte de los sofistas, son cómplices de los sistemas y no tienen la humildad de reconocer que la verdad que difunden es sólo una arista de verdad que se “vende” en el medio del que participan.

No sé si ser madre es algo instintivo, E. Badinter lo pone en duda, y para mí ser madre no es algo que vienen con nosotros es algo que aprendemos. Por otro lado, recuerdo un trabajo práctico de sicología de mi hija Celes sobre una madre con problemas intelectuales severos y la relación con los hijos que no podía criar. El sufrimiento cuando se los quitaban.

Cierto periodista escribió Cartas a un joven periodista donde citaba a Camus en lo siguiente:

el hom­bre re­bel­de es aquel que sa­be de­cir no, pe­ro en el mo­men­to mis­mo de ex­pre­sar su ne­ga­ción se pre­gun­ta so­bre la cer­te­za y la du­da que la en­vuel­ven. Ser cu­rio­so es cues­tio­nar­se la vi­da, in­te­rro­gar sin pau­sa, sin pie­dad, sin te­mo­res.

Supongo que los periodistas deberían poner esto en práctica a diario, aunque no nos vendría mal a todos los humanos hacerlo. En mi crítica a los periodistas ¿dejé de lado a los "buenos" periodistas? He aquí una pregunta que, como los cuentos de Sherezade, me llevará a cuestionarme sobre mi curiosidad, mi vida, mis temores y la piedad.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Sir William 2 said...

A veces discutimos acerca de las acciones de los jueces y ni siquiera conocemos en profundidad las leyes ue estos aplican. El rol del periodista me tiene preocupado: Debe informar, debe hacernos llegar lo sucedido lejos de nuestros ojos y oídos y no debe transformar eso llamado noticia. Pero por otro lado: ¿Como separar lo subjetivo, lo personal, si son seres humanos como nosotros? Y, me parece, ahi llega la deformación, la inoculación de las "tendencias" de cada medio o de cada imbécil al servicio de una de las más poderosas herramientas "modeladoras" de opiniones..
Un abrazo


(Y le pido disculpas si no posteo o no contesto mucho los comentarios por estos tiempos. Mi padre está enfermo y la cosa parece ser de lo peor...)

27 agosto, 2007 16:04  
Anonymous Carola said...

No estoy al tanto de las últimas noticias, pero seguramente el tema de los mellizos es una estupenda manera de tenernos ocupados.
Hay tanto bolonKi en mi país rumbo a las elecciones, situaciones sociales mucho más graves que la de los melli. Igual coincido plenamente con que no hay un instinto materno, sino que hay un amor que se aprende entre dos (o más si fue un parto múltiple)

29 agosto, 2007 07:59  

Publicar un comentario

<< Home