21.8.07

El abrazo

En la cocina estaban reunidas las personas grandes de la familia comiendo una picadita, era el comienzo del almuerzo para festejar el día del niño. El “niño” había ido a saludar a su bisabuela, cuando entró, a upa de una de sus abuelas, todos lo saludaban le daban besos regalos, lo distraían. Él miró al fondo y vio a su abuelo, pidió bajarse y caminó hacia el fondo de la cocina. Una de las “tías” se puso en el camino mostrándole las bondades de un regalo, el pequeñín la apartó con la mano y siguió caminando (ya ha empezado a tener objetivos claros, no lo distraen así no más). El abuelo estaba en cuclillas esperando, el niño llegó hasta él abu, lo abrazó y le dio unas palmaditas (semejantes a las que el abu le da cuando lo hace dormir). Una de las tías cerró la escena diciendo “Al abu vamos a tener que comprarle pañales”. El abu tenía los ojos brillosos y yo también.

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Sir William 2 said...

Los ojos de un abuelo tienen un brillo que jamás vamos a poder reflejar con palabras.

22 agosto, 2007 08:59  

Publicar un comentario

<< Home