11.7.07

Brrr!!!! ¡Qué frío! II

En Baires, hoy no nieva pero hace frío.

Llegué a esta ciudad en el ’69. Por aquella época mi madre me enviaba trajecitos tejidos de lana, tejidos con la knitax, usaba pulóveres gruesos tejidos a dos agujas, porque no había la multiplicidad de telas antifrío de hoy. Desde hace unos años los inviernos casi no los sentíamos, pero parece que esta vez el clima cambió. Inclusive en mi pueblo las térmicas de 12 a 15 grados bajo cero, de cuando yo era una niña parecieron dejar de existir; hace unos pocos años atrás la temperatura permitía que la gente anduviera en junio de remera. Todos comentan esta cuestión. La ola de frío se hace sentir en todo el país, en estos días. Mi hermana que vive al norte de la Patagonia, en la puerta de entrada -diría yo- cuando uno va desde Baires, me contó que tienen temperaturas de 12 grados bajo cero a mediodía, que se congelaron los caños de agua y le reparten agua todos los días y que le cortan la luz. No me dijo nada del gas.

En casa hace un poco de frío, me pongo el “polar”, camiseta y pulóver finito debajo, zapatones de suela gruesa y medias de lana largas. Obediente a los consejos de economizar luz o gas solo funciona lo indispensable, la única estufa que está al máximo es la del dormitorio. En cuanto a la luz, me cuestiono hasta el uso de la compu (A Dios gracias, la tarea de planchado la reduzco al mínimo, nunca una convicción encajó tan bien con algo para lo que soy poco ducha) Aún así, me siento una privilegiada, la cuestión es que no sé por cuánto tiempo más.

La gente protesta, escucho un montón de pavadas todas juntas. Cierta vez un taxista me dijo “A mí que no me vengan con que tengo que economizar electricidad. Yo llego a mi casa y quiero estar cómodo, para eso trabajo. En verano uso el aire (acondicionado) y en invierno la estufa.” Escucho los comentarios de la gente en diferentes radios, ombliguitos del mundo, mientras ELLOS ESTÉN BIEN, la crisis les importa un cuerno. Pero hay cuestiones que tarde o temprano nos alcanzan. Se sabía que íbamos a tener estos problemas, que no creo que sean privativos de los argentinos, los bolivianos no nos venden gas porque lo quieren usar ellos, los brasileños no nos venden energía eléctrica porque tienen sus problemas, ídem los uruguayos, así que DICEN (no estoy tan segura) se suspenden/suspendieron o suspenderán las exportaciones de gas a Chile (por parte de empresas que fueron privatizadas en los ’90, no hace falta que agregue más). En una cena de fin de año, el presidente de una distribuidora de electricidad, decía que su servicio era utilizado en los hogares desde el desayuno en adelante durante todo el día. Claro que en esa época, las fábricas estaban cerradas y el campo no tenía que reclamar gas oil, ni urea granulada para el trigo.

A esto sumo una entrevista, escuchada en Continental, a un abogado de Ecuador, relató los desastres realizados por la Texaco y un litigio que lleva 14 años.

Y todo junto me hace resonar las palabras de Walter Graziano y el bendito techo de producción de petróleo para el 2010.

Si fuera escritora (por lo menos con una pizca de talento) escribiría ficción ligada a los economistas pesimistas. Algo acerca de los muchos que somos en un sistema que colapsa y se queda sin agua, sin combustible, sin alimentos y empiezan un duro combate por sobrevivir. Por ahora me quedaré con aquella vieja película futurista de las galletitas hechas con humanos, con la pérdida de los bosques, de las praderas… Pensaba en la película sobre el frío polar que hacía que los EEUU “perdonara nuestras deudas” por el asilo que le daba México a los emigrados muertos de frío provenientes del norte.

Y de aquí a acullá, los hombres no sabemos cuidar de nuestra casa, no nos damos cuenta que no somos amos (tal como plantea el Génesis bíblico) para disponer a nuestro antojo de los bienes, solo tenemos este lugar en préstamo para entregarlo a nuestros hijos.

Brr!!! Hace frío en Baires, mi hija llamó, están viendo el partido. Mi nieto (con sólo 14 meses) ya grita ¡gol! y patea una pelota.

Etiquetas:

2 Comments:

Blogger Sir William 2 said...

Hola, Amalia!
Uff este tema del ahorro energético es terrible. Evidentemente, no hubo previsión, (pre-visión ¿no?) del aumento del consumo de gas y electricidad (más autos con GNC, más estufas, más "aires"...gracias, en parte, a las mil cuotas con tarjeta y con un interés de usura). Mucha gente piensa como ese taxista, que el gobierno se ocupe de solucionar el tema, yo me pude comprar el aire y/o la estufa y la voy a usar todo lo que quiero... Pensamiento básico e infantil, el mismo que se usa para demandar y no dar. Cada uno con sus culpas o responsabilidades. En estad épocas veo las luces de la autopista prendidas durante el día, las marquesinas de los negocios cerrados brillando a la noche, los canales de televisión transmitiendo TODO EL DÍA.
Que sea lo que el dios de la energía quiera.
Abrazos!

12 julio, 2007 12:05  
Blogger Loca xq (el mundo me hizo a)sí said...

ni qué decir de la cuadra calefaccionada en la Recoleta por la que caminé hace unos días... montones de restaurants que se apropiaron de la vereda, poniendo mesitas para los fumadores, no quieren que se mueran de frío, entonces pusieron sus tolditos para que no se congelen con el viento, pero como la gente todavía tiene derecho a caminar por la vereda, los tolditos están abiertos, con lo cual, los aires acondicionados que están para calefaccionar los tolditos, están funcionando sin parar... ¿y el subte E, con sus túneles iluminados vaya a saber una para qué?

yo prendo la estufa para secar la ropa, porque la verdad que tarda tanto en calentar la casa que me es más práctico tirarme medio ropero encima y listo... y no puedo dejar de pensar que todo lo que no ahorremos hoy lo van a sufrir los que vienen después, pienso en Nicolito y trato de ahorrar más que antes...

12 julio, 2007 12:20  

Publicar un comentario

<< Home