13.5.07

Rectificación:

Más de una vez tomé y cité un poema como que era de Bertolt Brecht y no lo era. Inclusive lo encontré en un libro de Educación Cívica fechado en 1931como que era de Brecht.

Busqué durante años un libro de Brecht que tuviera el poema, nadie me supo decir en qué libro estaba. Después de mucho buscar encontré la razón. El poema es de Martin Niemöller.

Historia bastante interesante, por cierto, la de este hombre. Fue un pastor luterano alemán, fue oficial naval durante la Primera guerra mundial, llegó a comandante de un submarino. Participó de represión contra los comunistas. Entre 1919 y 1923 estudió teología. Ya como pastor apoyó la política anticomunicsta, antisemita y al nazismo.

En 1933, ganó fama por un libro, Del submarino al púlpito, donde contaba su transformación de comandante de un submarino a pastor de una iglesia protestante. Él narraba con orgullo su carrera naval. La prensa nazi elogió el libro y fue parte del “renacimiento de lo nacional”. No fue el único pastor protestante que se alegró de la política nazi anticomunista y antisemita.

Cuando Hitler trató de homogeneizar las iglesias protestantes, cuando impuso que se excluyera de la iglesia a todo creyente con antepasados judíos. Niemöller fundó la Iglesia Confesante (o Confesionaria) en oposición al control nazi sobre las iglesias. Cuando este pastor se opuso, a tal cuestión, fue arrestado (1º/7/1937) y luego pasó al campo de concentración de Dachau hasta 1945 (lugar hoy convertido en museo y el que visité en Noviembre del 2000). Fue un lugar donde el horror de los campos se hizo escuela. Niomöller, después de ser liberado, se convirtió en pacifista. Denunció el horror de una nueva guerra, la de Vietnam.

En enero de 1946, los representantes de la iglesia Confesante se reunieron en Frankfurt para debatir su reconstitución. Niemöller subió al púlpito primero explicó las excusas que había dado para no protestar contra el régimen y agregó algo así como:

sí, Hitler atacó a los comunistas, pero ¿no eran ateos y revolucionarios? Y sí, aniquiló a los incapacitados y los enfermos, pero ¿no eran una carga para la sociedad? Y claro, agarrar a los judíos era deplorable, pero ¿los judíos no son cristianos, verdad? Y lo de los países ocupados era una lástima, pero por lo menos eso no ocurrió en Alemania ¿no es cierto?

Ninguna excusa justificaba todo eso, reiteró.

El poema que quedó, el que normalmente conocemos, es en el Original el siguiente (si alguien sabe alemán que lo traduzca, siempre suena diferente en la lengua original)

Als die Nazis die Kommunisten holten,
habe ich geschwiegen;
ich war ja kein Kommunist.

Als sie die Sozialdemokraten einsperrten,
habe ich geschwiegen;
ich war ja kein Sozialdemokrat.

Als sie die Gewerkschafter holten,
habe ich nicht protestiert;
ich war ja kein Gewerkschafter.

Als sie die Juden holten,
habe ich nicht protestiert;
ich war ja kein Jude.

Als sie mich holten,
gab es keinen mehr, der protestieren konnte.

Una Traducción

Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas,
guardé silencio,
porque yo no era
comunista
,

Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era
socialdemócrata
,

Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era
sindicalista
,

Cuando vinieron a buscar a los judíos,
no protesté,
porque yo no era
judío
,

Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.

En EEUU, en el museo del Holocausto parece ser que no figura el primer verso. Si alguien tiene una versión diferente mucho agradecería que me desasne con su comentario. Si la omisión fuera así, refuerza aquello de que la simple omisión de las palabras, el uso de las palabras de los otros da para que cada quien haga su festín. Supongo que Niemöller es un ejemplo que no debemos olvidar. Cuando alguien se opone a un régimen, cuando alguien protesta ¿Recordamos las palabras de Niemöller?

2 Comments:

Blogger Loca xq (el mundo me hizo a)sí said...

Pobre Niemöller; los versos están esparcidos por todos lados como que son de Brecht. Era lo único que le faltaba...

14 mayo, 2007 11:40  
Blogger Amalia Carioli said...

¿Vos también lo habías visto como de Brecht? Recuerdo haberlo visto en un libro de texto de la secundaria y al pie del poema figuraba el nombre de B.Brecht y la fecha 1931. ¡Nada que ver!

14 mayo, 2007 13:12  

Publicar un comentario

<< Home