9.5.07

Las TICs y yo

La “era” de las TICs (para mí) es este tratar mío de asimilar la cuestión infernal de manejar un “utensilio” de la técnica moderna. Después de haber pasado por tanta información de “dos grandes revoluciones” y saberme metida en otra, siento que no me queda otro remedio que aprehenderla, de algún modo, por algún costado. Cada uno vive en medio de lo que le toca, aún a su pesar.

Al final, no sé como demonios se hace, aprieto teclas, no es magia, pero pierdo esa cosa artesanal del contacto directo con la escritura. Podrán decir todo lo quieran, cada instrumento es una extensión del hombre, pero NO ES EL HOMBRE. No soy yo. Y como diría Bradbury, para escribir solo hace falta una libretita y un lápiz. Y ¡¡¡basta con eso de la metáfora computacional y el cerebro!!! ¡Qué tanto!

(¡Bueno dale! ¡Vamos! ¡Ánimo! El programador cerebral no tiene todo el día.)

Qué difícil se me hace escribir según el habla, mi habla, enroscada y triturada en una máquina de moler significados. Cada acento, cada punto, cada coma se me traba en las manos y las ideas se me embarullan. (Decí, animáte ¿cuándo estuvieron claras?)

Cuando empecé a caminar me debo de haber golpeado, debí parecer muy torpe, ser como niño después de los cuarenta resulta un desafío, sobre todo cuando las neuronas se están anquilosando y el hilito débil de lo primitivo me ata a los confines de la prehistoria. En otras vidas debí de haber sido reaccionaria.

Durante la revolución francesa debo de haber visto caer tantas cabezas sangrantes, oír llorar a tantas mujeres y niños que añoré al monarca. En las ciudades dikenianas preferí seguir con el yugo del trabajo y la incomodidad de antaño antes de ver ese ejército de niños y mujeres muriendo, muriendo en las minas, en las fábricas, en los barcos, en la miseria, en la miseria, en la miseria. (Pero ¿qué manera de escribir es esta? Dicen que no se debe explicar, dicen que debes cuidar la concordancia de tiempos verbales, dicen “no se debe repetir”, dicen que las palabras se vacían de contenidos por mal uso y repetición… dicen, dicen ¿QUIÉN DICE?)

El cursor late, late pero no es corazón, es tan sólo una rayita vertical que me desafía a seguir una línea. ¿Cuál será esa línea? ¿La de la técnica? Pensándolo bien, cualquier lugar deshabitado de sentimientos es como esas plantas de plássssssssstico. Lo extraño es que no a todos les parecen lo mismo esas “siempre verde” plantitas que no requieren agua ni tierra, nunca cambiantes hojuelas, hojitas, hojotas (lasojotas de las que nos contaba el viejito Prieto –en la falta de corte en el habla, que si lee este disparate se desmayará o se preguntará ¿está fue mi alumna? ¿Dirá cómo pude perder el tiempo con ella? Y total ¿qué más da?) Si la escritura es el límite entre “contención y locura” al leer un disparate ¿vendrán las oscuras golondrinas disfrazadas de “sicólogos” a hacerse el festín con los idiotas?, corregir, debiera escribir la idiota (e idiota es = encerrada en sí misma) que escribió todo esto y diagnosticarán y dirán. ¿Qué dirán? ¡Qué sé yo! ¿Importa? Por hoy

turn off my computer (como si fuera poco, tampoco sé inglés)

(1987 – corrección 2007)

_______

De papeles viejos, encontrados en un intento de ir tirando testimonios de otros tiempos. (En Original no figuraba TICs, sino Nueva Era y PC.) Cuento que en el día de hoy he intentado, más de una vez, utilizar las indicaciones de Sir W2 para poner negritas en comentarios y me sale un cartelito al pie “Su HTML no es aceptable: Tag is not closed: ” Buaaaah!!! Puse la barra antes de la /b en la última (tal como me aclaró una vez más hoy) y se publicó. JUAAA!!! En el cartelito indicador dice “Puede utilizar códigos HTML como... y no sigo porque me lo rechaza aquí también.

5 Comments:

Blogger FRAC said...

Amalia, ¿en otras vidas fue reaccionaria? ¿en esta, se define usted como subversiva?

¿Sabes qué pienso de las plantas de plástico? Siempre están verdes y floridas pero nunca son hermosas. Una mentira que quiere simular la naturaleza. Casi nada, alcanzar la belleza prescindiendo del proceso biológico. Sin esfuerzo. Al final, estas plantas terminan todas polvorientas.
Lo que no suscita vida pierde interés.

Un abrazo, Amalia, auténtica malabarista del pc!

Nota: Me alegro del feliz final de Fany.

10 mayo, 2007 06:07  
Anonymous Anónimo said...

Los cambios que "trituran" lo “otro” me espantan, me duelen, me conmueven, no me dejan sin reacción. No me importa si el “otro” es bueno o malo. Me atengo a la definición de reacción como “Acción que resiste o se opone a otra acción, obrando en sentido contrario a ella. Forma en que alguien o algo se comporta ante un determinado estímulo”. Pero en el texto dice simplemente “añorar” o “preferir el yugo” (sería una reaccionaria tibia) Recién me doy cuenta que en el ’87 mi lectura era sobre dos revoluciones, para dar contexto a la literatura del siglo XIX. Cuando intentaba desasnarme sobre esa época, veía la miseria de lo humano en lo nuevo, algo se movía dentro de mí. La revolución francesa y la industrial dejaron un tendal de víctimas… es como si los humanos no pudiéramos cambiar sin destruir al “otro”. Ya ves, han pasado 20 años y la lectura de esas dos revoluciones escrita por Eric J. Hobsbawm dejaron en mí rastros que tiñen mi escritura (aún cuando don Eric oriente su postura para la izquierda Ja!) En el ’87 citaba las revoluciones frente al progreso de la técnica, para referirme a las elecciones en Francia también (Glup! ¿Me plagio o me repito?. Tal vez soy muy de un lado o del otro y no me doy cuenta. ¿Debería aceptarme como un producto de este tiempo en que todo lo mixtura? (Esto es muy largo, corto ya!) Cariños

10 mayo, 2007 10:25  
Blogger Amalia Carioli said...

Hola, Frac! ¡Tanto tiempo! Sucede que no sé si soy tan para un lado o para el otro. La que escribió arriba fui YO Amalia, apreté UNA TECLA EQUIVOCADA. Eso es para dar fe, de mi torpeza con las máquinas.

10 mayo, 2007 10:28  
Blogger FRAC said...

No! Mixturas nunca! Nada puede ser menos apetecible que la comida triturada en el pasapurés. No. Además, es sabido que los humanos necesitamos masticar para mantener la boca sana, y con ella el resto del organismo. ¿No?
De entrada, no es malo estar para un lado o para el otro. Según como, es peor la neutralidad, el término medio. Está bien situarse, sea donde sea, y obrar en consecuencia. ¡Ah! y también, aceptar en consecuencia.

O sea que, ¡buenos asados, Amalia! Y feliz revolución. No olvides acompañar la carne con una -y sólo una- copa de vino, y tomarte un buen postre los domingos.

Salud!

(lo del pc puede solucionarse con aceptación: nos supera, OK. Nada qué objetar. Seguimos en el intento)

11 mayo, 2007 06:09  
Blogger Amalia Carioli said...

Frac, si tomo más de una copa de vino no sé qué me puede pasar (soy de las que pisa un corcho y se marea). Los asados por esta época son un lujo (en país de las vacas la demanda externa pueden más que nuestros pesos), te cuento que me encanta el buen puré de papas o zapallo acompañando una milanesa o un churrasco.
Con respecto a mí, algunos me ven como una señora "paqueta del barrio X", otros me ponen etiqueta de zurdita. No soy extremista, lo que tengo claro es que el capitalismo, la explotación, lo invasivo, la destrucción del otro y todas las otras cosas por el estilo, no me caen bien. Cariños

11 mayo, 2007 14:23  

Publicar un comentario

<< Home